Actividades con cuentas de colores para hacer con niños

Crianza

28/08/2018


Seis actividades con cuentas de colores para hacer con niños de primaria

manualidades con cuentas

Una tarde lluviosa, un sospechoso apagón tecnológico (tira del cable del router, cariño) y los materiales misteriosamente preparados en un cajón. Los astros se alinean para pasar la tarde con las tijeras, la cola, el cartón y muchas, muchas cuentas de colores… Contén tu entusiasmo, ¡esto es para que se lo pasen bien ellos, no tú!

Gustos y debilidades por las cositas redondas, pequeñas y brillantes aparte (no sé si el síndrome de la urraca está descubierto ya), nunca nos cansaremos las cuentas de colores. Son buenas para adquirir soltura contando, para mejorar la visión espacial y por supuesto, ayudar a nuestra vieja amiga la psicomotricidad fina. Prepara distintos tamaños, formas y materiales; y, si no se te ocurre nada…

Una botella sensorial

cuentas en botellas

Una botella sensorial

Esto apenas llega a la categoría de manualidad, por eso es la primera de la lista: va dirigida a los niños más pequeñitos, los que rondan los cinco años. Se trata, sobre todo, de que se diviertan seleccionando distintos tamaños y colores, percibiendo sus diferentes texturas, movimientos y sonidos, y quién sabe si algún heterodoxo no meterá algún otro objeto… Sólo escoge una botella algo bonita y ya (de estas ideas me quedo con cambiar el agua por otro líquido).

Una pulsera

cuentas pulseras

Una pulsera

Un clásico, sin duda, de esos que nunca mueren… Además, es ultrasencillo; los niños de 6 ó 7 años se volverán locos, porque ya tienen la habilidad necesaria para ejecutar esta sencilla manualidad, y por supuesto rebosan de ideas creativas. Y los errores son fáciles de subsanar. Sólo tendrás que echarles una mano con el nudo del cierre. Aquí, una versión más currada.

Hama Beads

hama cuentas

Hama Beads

Habréis oído hablar de las famosas Hama Beads… Hecha la publicidad de rigor, os diré que hay mil versiones no oficiales. Da igual. El caso es que nos permiten pasar a otro plano, literalmente hablando: a dibujar clavando o pegando cuentas de colores en la plancha “oficial”, sobre un panel de corcho o en un simple cartón. Eso sí, requiere más paciencia y una cierta planificación si queremos que nuestro dibujo se parezca a algo… Concreto…

Figuras 3D Miyuki

cuentas miyuki

Figuras 3D Miyuki

Allá por los 9 años los niños ya pueden atreverse con actividades más complejas, que requieran mayor minuciosidad y/o destreza. Miyuki es el nombre de una marca japonesa, pero también de un tipo genérico de pequeñas cuentas que se pueden usar para crear figuras en tres dimensiones. Requieren un patrón, son bastante horteras y muy trabajosas, pero si de entretenerse se trata… Os dejo este link de un blog también un poco rancio, pero con muy buena información.

Construir un ábaco

cuentas abaco

Construir un ábaco

Evidentemente, esta actividad tiene truco. Aquí las cuentas (las de cristal) son lo de menos, aunque esto no sea del todo cierto. Lo que sí es cierto es que es menos decorativo que didáctico; un guiño a las matemáticas para entender qué es un ábaco, cómo funciona y atraer a los niños al lado más numérico de la vida. No os vengáis abajo, que es muy fácil de hacer; podéis partir de un marco prefabricado de cartón, por ejemplo…

Cuentas de papel

cuentas de papel

Cuentas de papel

Terminamos este artículo rebasando la última frontera: fabricando nuestras propias cuentas. Lo haremos en papel, como nos enseña la gente de Menta de Papel y Papelísimo (ole vosotros). Tiene su trabajo, pero sobre todo es una cuestión de creatividad: una vez tengáis la plantilla, u os animéis a hacéroslas vosotros mismos, el límite es el cielo. Una actividad muy zen para que los chavales de 10-12 años ganen en paciencia, y calma, aparte de en habilidad manual.

manualidades con cuentas

Una tarde lluviosa, un sospechoso apagón tecnológico (tira del cable del router, cariño) y los materiales misteriosamente preparados en un cajón. Los astros se alinean para pasar la tarde con las tijeras, la cola, el cartón y muchas, muchas cuentas de colores… Contén tu entusiasmo, ¡esto es para que se lo pasen bien ellos, no tú!

Gustos y debilidades por las cositas redondas, pequeñas y brillantes aparte (no sé si el síndrome de la urraca está descubierto ya), nunca nos cansaremos las cuentas de colores. Son buenas para adquirir soltura contando, para mejorar la visión espacial y por supuesto, ayudar a nuestra vieja amiga la psicomotricidad fina. Prepara distintos tamaños, formas y materiales; y, si no se te ocurre nada…

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.