Actividades para desarrollar la psicomotricidad fina

Crianza

12/07/2018


0. Actividades para desarrollar la psicomotricidad fina de los niños

psicomotricidad fina

La habilidad motriz fina o psicomotricidad fina es la destreza necesaria para coordinar movimientos de las partes pequeñas del cuerpo. Suele referirse a la llamada coordinación cerebro-ojo-mano que los niños desarrollan plenamente entre los 6 y los 12 años. Tener una buena motricidad fina ayudará mucho a tus hijos en tareas tan esenciales como escribir, atarse los zapatos o tocar un instrumento musical.

Su desarrollo es un proceso largo y complicado, siempre con altibajos, que requiere de muchas horas de práctica. No conviene preocuparse pues cada niño lleva su ritmo, pero nunca está de más poner a su alcance juegos que favorezcan ese desarrollo. Aquí te traemos unas cuantas ideas, las primeras para los más pequeños y las últimas para los más mayorcitos.

 

Fuentes:

Fine motor skills | Child development 
Psicomotricidad fina | Educapeques 

Plastilina

plastilina

Plastilina

Esta os la sabíais, ¿a que sí? La maleable masa de colores que ha encandilado a generaciones de niños, activando a un tiempo la habilidad de sus manos y la creatividad de su cerebro. Y quien dice plastilina dice cualquier material blandito; ahora hay todo un boom de plastilinas caseras con diferentes texturas y propiedades, de los mocos más gelatinosos a las arenas más… bueno, más arenosas.

Tijeras

nina usando tijeras

Tijeras

Unas viejas aliadas de cualquier actividad de manualidades que se precie. Cortar a su libre albedrío fortaleza los dedos clave (índice y pulgar) de nuestros hijos, y hacerlo siguiendo una línea es un gran ejercicio para su coordinación. Nota fruto de la experiencia: algunas tijeras no son aptas para los zurdos. Si el tendero os mira raro, cambiad de tienda. Siempre de punta redonda, por favor.

Esponja

nino usando esponja para pintar

Esponja

No sólo viven en una piña debajo del mar y valen para frotarse bajo la ducha. Las esponjas también valen para trasladar líquidos (hacerlo rápido o de forma precisa puede convertirse en la mayor atracción de una fiesta de cumpleaños), para pintar con líquidos de diferentes colores y para ejercitar la motricidad de nuestros hijos con un material blando pero resistente y nada fácil de dominar.

Pinzas

nina usando pinzas

Pinzas

De la ropa, de cocina, de depilar… cualquiera vale, menos las de cargar la batería del coche. En función de la edad del niño y la tarea que vayamos a ejecutar podemos usar unas u otras. Ojo, que no por usar pinzas más grandes va a ser más fácil, depende también de qué vayamos a pinzar (tamaño, forma, dureza). Comprueba antes el nivel de dificultad.

Cuentagotas

nino usando cuentagotas para pintar

Cuentagotas

Pintar con cuentagotas es otra actividad fascinante para los niños (y no tan niños), con tantas combinaciones de colores, formas y diseños sorprendentes. Prepara una superficie amplia y varios líquidos de diferentes colores y texturas. Exigirá de ellos bastante precisión a la hora de administrar la gota perfecta en cuanto a tamaño, posición y cantidad. Todo un desafío.

Tuercas y tornillos

nino usando tuercas

Tuercas y tornillos

Atornillar y desatornillar es una de las actividades que más destreza ofrecen a los dedos. Al parecer en la didáctica Montessori se emplean kits sobre esta idea con varios tamaños de tornillería, posiciones y modelos (por si no quieres o puedes hacértelo tú mismo). Lo mejor de esto es que tiene una relación inmediata con el mundo real.

Limpiapipas

Limpiapipas

Limpiapipas

Esto les encanta a los americanos, en las webs en inglés siempre hay algún ejercicio relacionado con los dichosos pipecleaners. Debe haber más o menos 500 millones de posibilidades para ejercitarnos con este material (también se llaman escobillones o chenillas) al que no puede resistirse ningún niño: letras, animales, formas abstractas, flores, adornos… Te darán horas de entretenimiento tranquilo y concentrado. De nada.

Geoplano

Geoplano

Geoplano

Un geoplano (lo explican aquí) viene siendo una superficie plana con puntos de fijación y cuerdas o gomas para crear formas geométricas. Herramienta didáctica matemática de primera, es además un elemento estupendo para el desarrollo psicomotriz fino. Te lo puedes hacer fácilmente en casa con un corcho y unas chinchetas altas; los puntos de fijación movibles lo hacen incluso mejor.

Botones

nino usando botones

Botones

Un amigo me contó una vez (Javilu, esta va por ti) que de pequeño lo ponían a coser botones para fortalecer las manos. Y funcionó, lo aseguro. Con diferentes modelos y telas se pueden llegar a formar verdaderas obras de arte. No te voy a decir que sea divertidísimo, aunque igual despertamos una vocación ahora que la costura vuelve a estar de moda.

nino jugando con plastilina

La habilidad motriz fina o psicomotricidad fina es la destreza necesaria para coordinar movimientos de las partes pequeñas del cuerpo. Suele referirse a la llamada coordinación cerebro-ojo-mano que los niños desarrollan plenamente entre los 6 y los 12 años. Tener una buena motricidad fina ayudará mucho a tus hijos en tareas tan esenciales como escribir, atarse los zapatos o tocar un instrumento musical.

Su desarrollo es un proceso largo y complicado, siempre con altibajos, que requiere de muchas horas de práctica. No conviene preocuparse pues cada niño lleva su ritmo, pero nunca está de más poner a su alcance juegos que favorezcan ese desarrollo. Aquí te traemos unas cuantas ideas, las primeras para los más pequeños y las últimas para los más mayorcitos.

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.