Aumentar la concentración, la clave para mejorar en los estudios

Educación

17/11/2018


niño concentrado leyendo un libro

Ya decía un sabio (o alguien de Crónicas Marcianas, ya no me acuerdo) que lo importante no es pasar mucho tiempo haciendo algo; lo importante es que ese tiempo cunda, que lo aprovechemos bien. De hecho, esto es fundamental en el rendimiento escolar, y la concentración juega un papel fundamental en ello.

Si tu hijo es de los que se distraen con el vuelo de una mosca o simplemente mirando al papel pierde el hilo, este artículo te interesa. La falta de concentración suele llevar a la pérdida de motivación (lógico, horas y horas de falso estudio sin divertirse no pueden dar nada bueno), iniciándose un peligroso círculo vicioso. Entonces, ¿cómo mejorar la concentración de los niños?

Bueno, vamos a empezar por lo que no sirve para aumentar la concentración de los niños (y de nadie, en realidad). Eso de “de ahí no te levantas hasta que termines” no ayuda. Lo de los premios y castigos, a mi entender, tampoco. Las distracciones, menos todavía; eso de poner música para que el tiempo de estudio sea más ameno es una chorrada como un piano.

Lo primero, asumir que estamos a lo que estamos

De hecho, nadie dijo que estudiar fuera divertido; si lo fuera no se llamaría “Educación Primaria Obligatoria”, sino “Educación Primaria Divertida” o algo así. Lo digo porque sería bueno, muy bueno, asumirlo. Y, partiendo de ahí, hacer comprender a nuestros hijos que cuanto antes se hagan los deberes o se estudie la materia en cuestión, antes estaremos libres para otras cosas. Esto es una tarea a destajo, y los más rápidos tienen ventaja.

¿Los más rápidos? Corrijo. Los más eficientes, o sea, los que alcanzan el objetivo en menos tiempo. En esto las trampas y trucos no tienen un horizonte muy lejano; los siguientes exámenes ponen a cada uno en su sitio. Si tu hijo es capaz de concentrarse largo rato en otras tareas que le gustan (un videojuego, por ejemplo) es que puede desarrollar perfectamente las sesiones de estudio normales.

Volvemos al principio: la motivación. Para que nuestros peques se den cuenta de que hay que estudiar sí o sí (hablamos de casa, del cole se ocupa el profe) debemos ser firmes. Podemos ayudarles, claro que sí, pero no hacerle el trabajo (salvo que vayas a hacer los exámenes por él, no tiene sentido). Si conseguimos implantar cierta disciplina y una rutina de estudio tendremos la mitad del camino andado.

niña cocnentrada haciendo deporte

Técnicas concretas para aumentar la concentración

Entendamos bien lo que es la concentración, lo que exige y para qué vale. Son periodos cortos de atención mental máxima a un asunto concreto que requieren grandes dosis de energía y que nos permite resolver problemas, memorizar datos y entender conceptos complejos. De modo que podemos entender la concentración como explosiones de atención muy productivas cuando se enfocan correctamente.

El tiempo es un factor clave. Por principio, las sesiones cortas con pausas intercaladas son las más efectivas. ¿Sesiones de cuánto? Pues hay una norma que dice que 3-4 minutos x la edad del niño, pero… Piensa que no menos de 20 minutos y no más de 50 (el máximo recomendado para adultos). Y entre medias, 5-15 minutos de descanso, merienda, siesta… lo que se le antoje.

Para que esas sesiones sean productivas hemos de tener en cuenta varios factores:

  • Los primeros y últimos minutos de cada sesión son los menos útiles. Es el momento de afrontar las tareas más sencillas o que más nos gustan.
  • Es fundamental utilizar las técnicas de estudio adecuadas, según estemos con problemas de mates o repasando la revolución francesa.
  • Ten en cuenta cuál es el estilo de aprendizaje preferido de tu hijo, y orienta las sesiones, en lo posible, para potenciar sus cualidades.

La monotonía es el gran enemigo de la concentración. ¿Pero no hemos dicho que si mucha rutina, que si nada de distracciones? No es incompatible. Se puede cambiar de materia o enfocar el tema desde otra perspectiva. Aquí es donde más puedes ayudarle: muéstrate interesado en lo que estudia, pídele que te cuente lo que ha estudiado o aprendido, empatiza con él cuando te cuente que se le hace cuesta arriba, valora sus progresos…

FUENTES:

http://www.sindeberes.com/mejorar-concentracion/

https://flintobox.com/blog/child-development/13-tips-increase-concentration-kids

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.