Criando a base de risas: las virtudes de crecer con humor

Crianza

03/07/2018


hija peinando a padre

El humor es una herramienta básica para enfrentarse a la vida y blablablá… Sí, estamos de acuerdo, si la teoría nos la sabemos más o menos todos; lo difícil es recordarlo en aquellos momentos en los que te planteas cómo te has metido en este lío y como salir de él. De lo de ser padres, digo. Bueno, pues no hay salida. Así que más vale reírse.

Noy hay duda de que nos ayuda a enfrentar realidades difíciles y desagradables, es un gran acicate para las relaciones sociales y fortalece el sistema inmunológico. En fin, que el humor y su más básica expresión, la risa, es uno de los síntomas más evidentes de salud y felicidad de los niños. Parece que hay una base hormonal para ello: las famosas endorfinas.

Pero bueno, hormonas aparte, da mucho gusto oír reír a los niños, supongo que por eso es una de las mayores motivaciones de cualquier padre para seguir en la brecha en una tarea, la paternidad, llena de momentos ingratos. De ahí el empeño que ponemos todos en hacer y ver reír a nuestros hijos. Cierto es que de pequeñitos son un público muy agradecido de nuestras payasadas, pero con los años se complica la cosa

padre e hija juegan

Hacer el payaso con los niños

Por eso puede ser interesante recordar unos cuantos trucos y técnicas para (re)introducir el humor en nuestra relación con nuestros hijos que van más allá de las pedorretas en la tripa que, seamos francos, a los dos años es un recurso agotado. En realidad, con los niños a partir de los cinco años funcionan los mismos recursos que con los adultos, pero a otra escala.

En torno a esa edad los clásicos de hoy y siempre, (lo que vienen siendo las caídas y el humor escatológico) son aciertos seguros. Sin embargo, ya saben apreciar y deleitarse con recursos básicos como los juegos de palabras, la incongruencia, la exageración, el ridículo… Un ejemplo podría ser imitar a terceras personas y jugar a adivinar quiénes son.

En todo caso, el humor a esa edad es todavía muy blanco. Y, por otra parte, no nos interesa caer en una acidez excesiva o ser demasiado burdos. Sí es interesante, en torno a los 7-10 años, promover el humor absurdo, los sinsentidos o las paradojas con nuestros hijos. Son una forma estupenda de relativizar los grandes problemas y perder miedo al ridículo.

A partir de los diez años comienzan a seducirles la ironía y su primo malote, el sarcasmo (ya lo notarás en tus carnes, si tus hijos todavía no han llegado a esa edad). Podemos jugar con ese tipo de humor con nuestros hijos, haciéndoles notar que no hay que llegar a extremos crueles. Transgredir normas empezará a atraerles, y el humor ofrece una vía de escape perfecta para ello: la irreverencia.

 

Conoce la personalidad de tus hijos a través de su humor

Por supuesto, cada persona tiene un sentido del humor distinto, aunque en buena parte venga marcado por el contexto (la familia, el entorno, la cultura). Así, conocer el humor de tu hijo te ayudará a familiarizarte con su personalidad y a advertir cambios que de otra forma pueden pasarte desapercibidos.

El humor no es sólo hacer chistes; una vis cómica de la realidad y una actitud abierta a la diversión son una buena forma de empezar y terminar el día y de relacionarse con los demás, así que ensáyalo a menudo. Ante una mala cara, una reacción divertida suele ser más efectiva que un enfado; desarma totalmente al “contrincante”.

Ah, y también es importante que tengamos, como padres, buenas dosis de humor, porque a veces nos puede arreglar una situación complicada. Allá van un par de ejemplos, uno gráfico y otro monológico que a mí por lo menos me han hecho mucha gracia, sobre los sinsabores de la paternidad.

Esperamos sinceramente que os animéis a recurrir más a este recurso educativo tan poco valorado que es el humor. Porque, sin duda, al mundo le hacen falta adultos con más sentido del humor; a ver si cultivándolo desde pequeñitos hay más suerte con la próxima generación… Y recuerda que, si nos ganamos su risa, nos ganamos su corazón.

 

 

Fuentes: 

Beneficios sentido del humor | Sapos y princesas

El sentido del humor | Fundación Telefónica 

Comentarios

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.