Mentiras que contamos a nuestros hijos

Crianza

07/05/2018


0. Diez mentiras que todos los padres contamos a nuestros hijos (y no deberíamos)

madre cruzando los dedos

La mentira es un recurso educativo de primer orden. Tranquis, quitaos las manos de la cabeza; ¿acaso no le habéis contado ninguna a vuestros hijos? Pues seréis los únicos. Las llamamos a veces “piadosas”; serán piadosas con nosotros mismos, que no nos atrevemos a encarar la dura verdad o a meternos en comprometidas explicaciones que, todos lo sabemos, no nos llevarán a nada bueno.

Este post va dirigido a vosotros, padres, que intentáis hacer mejor la vida de vuestros hijos a base de mentiras. Tranquilos; no estoy aquí para juzgaros. Soy uno de vosotros. He venido, simplemente, a reunir unas cuantas mentiras habituales de los padres a los hijos (otro día, a la inversa).

 

Fuentes: 

Mentiras de padres que son efectivas | Upsocl 

Mentiras que los padres cuentan a los hijos | Guíainfantil

Reyes Magos, Ratoncito Pérez y familia

reyes magos

Reyes Magos, Ratoncito Pérez y familia

Sin duda encabeza la lista esta(s) mentira(s) sostenida(s) colectivamente durante generaciones y generaciones. Además, si la desmientes recibirás inmediatamente la mirada reprobadora del padre más cercano con niños entre los dos y los diez años. “¡Rectifica!”, te dicen sus ojos furibundos…

Quedan diez minutos para llegar

ninos ventanilla coche

Quedan diez minutos para llegar

Un clásico de los viajes infantiles, junto a los mareos y las toallas en la ventanilla. Se han documentado casos espectaculares de estos viajes al borde de la velocidad de la luz: Burgos-Alicante en diez minutos. España necesita no necesita AVE, necesita padres creíbles.

Sólo una cucharada más

nino no quiere comer

Sólo una cucharada más

Cuando el avión ha fallado y ya no quedan familiares. También muy habitual entre los padres preocupados con que sus hijos no coman suficiente (o sea, todos), y un claro abuso por nuestra parte de su confianza en nosotros y de su endeble memoria a corto plazo.

Papá y mamá estaban jugando

pareja sorprendida cama

Papá y mamá estaban jugando

Ya. Pues vaya juego más raro. Dentro de unos años el niño revivirá la escena, reflexionando entre ceñudo y… con la cara que pondría Newton al descubrir la gravedad. Así que era eso lo que hacían papá y mamá aquella noche de hace quince años…

Antes nos entreteníamos con nada

patines de ruedas

Los niños de antes tenían más respeto/jugábamos con un palo

Sea cual sea la variante que se añada tras “los niños de antes” será siempre una exageración, cuando no una trola como un templo. Los niños de antes y los de ahora son parecidos. Y tú jugabas con una Gameboy. A mí no me la das.

Estudia, hijo, y llegarás lejos

nino trabajando

Estudia, hijo, y llegarás lejos

Permitidme que me carcajee. Esta es de las más insidiosas. Para vivir feliz hay que aprender a decir “estaba así cuando lo encontré”, como enseñaba Homer Simpson, y si quieres que lleguen lejos de verdad, lo mejor es apuntarlos a las juventudes de un partido político durante la primaria.

Te estoy mirando

padre ignorando a hija

Te estoy mirando

Es la que nos sale automáticamente tras una serie de veinte repeticiones de “mira, mamá/papá”. Aunque es muy popular, es poco creíble; el tono cansino con que solemos decirla y el hecho de estar mintiendo descaradamente a nuestros hijos en su propia cara contribuyen a ello.

Yo me voy, si no vienes, te quedas

madre mano en la cintura

Yo me voy, si no vienes, te quedas

Esta mentira es de esas que tienen las patitas cortas. Por favor… Los niños hasta se miran entre ellos con sorna al oírla. Para empezar, este absurdo órdago suele verse desmontado tras su primer uso. Salvo que le eches narices y realmente abandones a tu hijo. Entonces sí, es creíble. Pero no lo recomendamos.

Si te haces pis en la piscina…

nina en la piscina flotando

Si te haces pis en la piscina…

En general se pone el agua roja, aunque el color varía según el progenitor. Si tenemos cerca a otro adulto que lo corrobore (el clásico “compinche” de toda estafa organizada que se precie) puede ser una cosa de esas que se crean hasta que tengan treinta años. Pues anda, que cómo estarían las piscinas públicas.

Ya veremos

nino se tapa la cara

Ya veremos

Esta se sitúa en la frontera entre la mentira, la negociación y la postergación de la rabieta. No es una mentira como tal, y eso honra a su usuario, aunque su posición en la escala de las falsedades es directamente proporcional a las veces que ha sustituido a un “no” de forma encubierta.

madre diciendo mentiras

La mentira es un recurso educativo de primer orden. Tranquis, quitaos las manos de la cabeza; ¿acaso no le habéis contado ninguna a vuestros hijos? Pues seréis los únicos. Las llamamos a veces “piadosas”; serán piadosas con nosotros mismos, que no nos atrevemos a encarar la dura verdad o a meternos en comprometidas explicaciones que, todos lo sabemos, no nos llevarán a nada bueno.

Este post va dirigido a vosotros, padres, que intentáis hacer mejor la vida de vuestros hijos a base de mentiras. Tranquilos; no estoy aquí para juzgaros. Soy uno de vosotros. He venido, simplemente, a reunir unas cuantas mentiras habituales de los padres a los hijos (otro día, a la inversa).

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.