Educar a los hijos en el no consumismo

Educación

27/07/2018


nina mirando supermercado

Creo que más o menos todos estamos de acuerdo en que queremos criar niños que tengan capacidad para pensar por sí mismos, para ser autónomos y emocionalmente equilibrados. Para que puedan ser, en último término, felices. Sin duda, ello depende al final de ellos mismos. Creo que también estaremos de acuerdo en que el consumismo en nuestra sociedad nos lo pone muy difícil.

Si echas un vistazo a tu alrededor verás que el mundo que hemos creado o consentido tiende a programar a nuestros hijos hacia el consumo. Si no lo tienes claro puede que te interese ver este documental (te dejo el tráiler, sé que puedes encontrarlo gratis en internet, aunque sólo en inglés). El resultado: futuros adultos todavía más dependientes de sus bienes materiales que nosotros mismos, que ya es decir.

¿Y qué? Pues hombre, que aparte de ser más difícil tener una vida satisfactoria cuando vives pendiente de lo que no tienes y crees que de ello depende tu bienestar, hay ciertas repercusiones nocivas en el consumismo para la salud física y mental. ¿Podemos evitarlo? Al menos, podemos intentarlo… Entonces, ¿qué podemos hacer para criar niños no consumistas? A continuación te damos algunas pistas.

 

Antes de los ocho años poca teoría y mucha práctica

Cuando son muy pequeños no sirve de nada plantearles la teoría del lado oscuro del consumo. Antes de los siete u ocho años lo más interesante es inculcarle prácticas no consumistas. Por ejemplo:

  • Lo primero es, como siempre, predicar con el ejemplo. Pide a tus familiares y amigos que se corten un poco con los regalos, que les regalen más tiempo y menos cosas.
  • Los niños pequeños son impulsivos por naturaleza: no cedas ante el primer “quiero eso ahora”. Dales unos días y buena parte de los caprichos se esfumarán.
  • Anímalos a compartir sus juguetes, ropa y demás objetos. Detrás de prestar, regalar y aceptar objetos de los demás está la idea de que no somos lo que tenemos.
  • Reciclar va más allá de separar los desechos; implica reutilizar todo lo posible. Desarrolla el ingenio y nos hace más independientes. El “hazlo tú mismo” y reparar en lugar de desechar son valores fundamentales.
  • Inculcales el valor del dinero, explícales lo que cuesta ganarlo y las virtudes del ahorro. Puedes intentarlo a través de la paga.

nino consumista

Entre los ocho y los doce es el momento clave

A partir de los ocho años ya podemos empezar a razonar y explicarles qué es el consumismo y por qué no es necesario ni bueno para ser felices.

  • Háblales abiertamente del consumismo, lo que es y sus problemas: nunca estamos satisfechos con lo que tenemos, valoramos más las cosas que a las personas, dañamos el medio ambiente…
  • Funcional y necesario, dos conceptos fundamentales para entender qué hay que comprar y cuándo.
  • Es importantísimo para llevar una vida más o menos tranquila emocionalmente hablando (un rollo muy zen y ahora muy “mindfulness”) aprender a valorar lo que se tiene.
  • Ejercicio antimoda: enséñale fotos y vídeos de hace diez, treinta, cincuenta años, así como de cosas como el laserdisc o el cuchillo eléctrico, y reflexionad acerca del por qué y para qué de los objetos.
  • Favorece su pensamiento crítico respecto a la publicidad. Por ejemplo, mientras veis un anuncio podéis hablar del objetivo del anunciante, del valor intrínseco del objeto, del valor de la marca, de sus sensaciones al ver el anuncio…
  • Buscad juntos y de forma razonada actividades no consumistas. No se trata de engañarlos, se trata de que ocupen su tiempo y encuentren objetivos más allá de comprarse el último móvil y todo objeto que se les cruce por delante.

 

 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.