Enseñar a nuestros hijos a ser más ordenados

Educación

22/05/2018


0. Enseñando a nuestros hijos a ser más ordenados

nina en su habitacion ordenada

Otra vez. Cinco minutos jugando, diez recogiendo. Él juega y tú recoges, se entiende; y así todos los días, incluso varias veces al día. ¿Te suena? Seguro. ¿Es que los niños son desordenados por naturaleza? Un poco sí, porque su prioridad absoluta es explorar y aprender; recoger no está entre sus prioridades. Y, sin embargo, es una buena costumbre. ¿Cómo inculcársela?

Muchos padres, a punto de tirar la toalla, nos llegamos a plantear si el orden es tan importante. Pues sí, sí que lo es. Como todo, sin llegar a convertirse en obsesos del orden, claro, pero favorece los estados de calma mental, ayuda a concentrarse a la hora de estudiar y facilita el uso y la localización de lo que estamos buscando.

 

Fuentes:

Kids and chores | Huffingtonpost 

Ingenious ways to make your kids tidy | Themirror.co.uk

 

Explica el qué

madre habla con hijo

Explica el qué

Lo primero es explicar las virtudes de ser ordenado. Apóyate en ejemplos, como aquella vez que no encontrábamos al caballito porque estaba en la cocina, o lo difícil que es recoger si sacamos todos los juguetes al mismo tiempo.

Explica el cómo

madre e hija ordenando ropa

Explica el cómo

Hazte a la idea de que es tu hijo quien debe ordenar, no tú. Puedes ayudarlo, animarlo, acompañarlo, pero no hacerlo tú. Puede que lo haga despacio y a regañadientes, pero debe hacerlo él, no tú, ¿está claro? Es importante para que asuma la responsabilidad de sus actos y sus pertenencias. Pero esta lección eres tú quien debe asumirla.

Un lugar para cada cosa

juguetes en caja

Un lugar para cada cosa

Un gran “arcón de los juguetes” suena bien, pero termina convirtiéndose en una trampa mortal, porque a veces hay que sacar muuuchas cosas para encontrar algo muy pequeñíiito. Mejor los libros a la estantería, los disfraces al cajón, los bloques de construcción al armario etc.

Orden físicamente posible

nino alcanzando escalera

Orden físicamente posible

Es muy difícil para un niño de 7 u 8 años guardar cosas si su sitio está a un metro ochenta del suelo. Es decir, pónselo fácil; si quieres que recojan, que puedan dejar las cosas a su altura. Esta es de cajón, pero no siempre lo hacemos bien (servidor el primero).

Menos es más

nino jugando en casa

Menos es más

Cuantas menos cosas sacas, menos cosas hay que recoger. Parece un proverbio confuciano pero qué va, es de sentido común. En la misma línea, si ves que acumulas demasiados juguetes retira algunos de la circulación o incluso propón a tu hijo dárselos o donárselos a otros niños (aunque esto suena a ciencia ficción, por lo menos en mi caso).

Uno fuera, uno dentro

juguete de madera

Uno fuera, uno dentro

O sea, si queremos sacar un juguete hay que guardar el que hemos usado anteriormente. Esta en mi casa tampoco funciona (somos demasiado aficionados a los crossover entre piezas lego y muñecos playmobil, por ejemplo), pero hay estrategas que lo recomiendan con pasión.

El cuarto no es un ghetto

padre e hijo juegan en zona comun

El cuarto no es un ghetto

Dales un espacio en las zonas comunes de la casa. ¿O es que el armario del salón es sólo para tus CDs? Un cajón o estantería para sus cosas en el salón, por ejemplo, facilitará mucho la tarea, aunque eso sí, él debe responsabilizarse del orden de ese rincón.

El orden no es la prioridad absoluta

nina ve la television en cuarto desordenado

El orden no es la prioridad absoluta

Tampoco te vuelvas un talibán, de esos de “hasta que no recojas no verás tu serie favorita”. El niño no es tonto y sabe que la serie tiene un horario y que el desorden seguirá allí cuando termine, así que podrá recogerlo luego.

Sé firme y constante

nino rie con sus juguetes

Sé firme y constante

En determinados momentos habrá altibajos y la habitación de tu hijo parecerá la zona cero del huracán Katrina. Keep calm y sortea los obstáculos, respira hondo, insiste en que recoja, pero siempre sin hacerlo tú. Es una lucha psicológica y de desgaste; si lo haces, sí que habrás perdido la guerra.

nina en habitacion ordenada

Otra vez. Cinco minutos jugando, diez recogiendo. Él juega y tú recoges, se entiende; y así todos los días, incluso varias veces al día. ¿Te suena? Seguro. ¿Es que los niños son desordenados por naturaleza? Un poco sí, porque su prioridad absoluta es explorar y aprender; recoger no está entre sus prioridades. Y, sin embargo, es una buena costumbre. ¿Cómo inculcársela?

Muchos padres, a punto de tirar la toalla, nos llegamos a plantear si el orden es tan importante. Pues sí, sí que lo es. Como todo, sin llegar a convertirse en obsesos del orden, claro, pero favorece los estados de calma mental, ayuda a concentrarse a la hora de estudiar y facilita el uso y la localización de lo que estamos buscando.

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.