Jugar, jugar y jugar: la importancia del juego en el desarrollo de los niños

Crianza

21/01/2019


niño saltando en un charco

Algunos recordarán que “Ganar, ganar y ganar” era una de las frases favoritas de Luis Aragonés, y el otro día me preguntaba, fútboles aparte, si se trataría de ganar, ganar y ganar o más bien de jugar, jugar y jugar. Como siempre tiendo a relacionarlo todo con la crianza y la educación de nuestros hijos, enseguida encontré un par de webs (nuestras fuentes) hablando de la importancia de jugar para los niños.

No es la primera vez que nos referimos, en el blog de Supertics, a las virtudes de diferentes juegos y formas de jugar. De lo bueno que es hacerlo dentro y fuera de casa, en familia y en solitario, a cualquier edad. Con la imaginación o con el cuerpo, o con ambos. Y de pasarlo todo por el filtro del juego. Os hemos dado ideas para tardes lluviosas y soleadas, de manualidades y de matemáticas…

En fin, que somos unos jugones, pero hoy se trata de poner de manifiesto la importancia de jugar a lo largo de la infancia para los niños, cuáles son los principales beneficios y sobre todo cómo podemos potenciar o, más bien, no estorbar esa tendencia natural que tiene todo niño a recrear la realidad que le rodea en una forma lúdica (y que seguramente sea en lo que realmente consiste la infancia).

Hay que tomarse el juego muy en serio

Jugar consiste, a fin de cuentas, dedicarse a un proceso que implica algún tipo de reto o desafío asumiendo unas reglas básicas (las “reglas del juego”); a veces se intenta alcanzar un objetivo concreto (ganar), y siempre pasárselo bien en el proceso. Para los niños jugar no es una tarea, sino una tendencia natural.

Dependiendo del juego, los niños pondrán en práctica distintas habilidades, actitudes y aptitudes. Todas ellas le serán de utilidad para convertirse en individuos autónomos. Así, es imprescindible en su formación y desarrollo desde muy pequeñitos, a lo largo de la primaria y durante la adolescencia. Es su ventana para asomarse a los mundos físico y social que les rodean, y a sí mismos.

La lista de beneficios que ofrece el juego es larguísima. Resumiendo mucho:

  • explorar nuestras características físicas, intelectuales y emocionales, intentando llevarlas más allá. Mejora la percepción, el razonamiento, la imaginación, la toma de decisiones, la coordinación, el descentramiento, la creatividad y un largo etcétera.
  • autodescubrimiento y entrenamiento autónomos para la “vida real”; ayuda a conocerse, expresarse, interactuar, controlarse, desahogarse, diferenciar lo real de lo ficticio…
  • compañerismo y competitividad; es tan importante aprender a colaborar como (sí, don Luis) intentar superarse.
  • asumir reglas de comportamiento colectivo o individual; ayuda a interiorizar valores morales, el respeto a los demás y cómo usar los propios recursos dentro del margen establecido (qué son las trampas y sus consecuencias, por ejemplo).
jugando con figuritas

Los adultos tenemos nuestro papel en el juego infantil

Es importante que los niños jueguen solos, o sea, a su aire. Esto no implica una soledad física, o sea, que pasemos de sus juegos o salgamos de la habitación, no. Los adultos, y en especial los padres, somos la principal referencia y fuente de información de nuestros niños, también en cuanto al universo del juego se refiere.

Nuestra misión consistiría en facilitar el juego haciendo propuestas, sugiriendo ideas, mostrando cómo jugar y estando disponibles para participar en el juego o arbitrarlo si es absolutamente necesario. Cuanta más diversidad de juegos ofrezcamos, mejor, pues con demasiada frecuencia tendemos al gadget electrónico para solucionarnos la papeleta a pesar de sus muchas limitaciones como elemento de motivación.

No se trata en ningún caso de dirigirlo ni de convertirnos en los protagonistas. Es en esos casos cuando estamos estorbando claramente. Claro que jugar al ritmo y al hilo de los niños, sobre todo si son muy pequeños, se nos hace a veces aburrido e incluso agotador, pero es importante si participamos adoptar su misma perspectiva y entregarnos tan a fondo como lo hacen ellos.

En resumen, el juego es mucho más que una forma de pasar el rato; o eso lo será para ti cuando echas la partida de mus; para los niños es la forma más eficaz y utilizada para aprender y para ensayar su ser personas y estar en el mundo. Así que respira hondo, resetea tu cerebro y, citando al viejo Joaquín Prats, ¡a jugar!

FUENTES:

https://es.wikipedia.org/wiki/Juego

http://www.creix.com/articulos/importancia-juego-desarrollo-ninos/

https://www.redcenit.com/la-importancia-del-juego-en-el-desarrollo-de-los-nins/

 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.