Entonces, ¿la fruta se pela o se lava?

Crianza

24/07/2018


manzanas sobre fondo azul

Madre mía, llevo oyendo esta discusión desde que tengo uso de razón, ¡y lo peor es que todavía no lo tengo claro! Así que he leído un poco (poco, no os vayáis a creer) para hacerme una idea más acertada acerca de si se debe pelar la fruta o basta con lavarla. Estas son las conclusiones que he extraído.

La primera duda es de dónde viene esa obsesión de madres y abuelas (y que nosotros ahora aplicamos con ahínco sobre nuestros hijos, cómo no) de pelar/lavar la fruta. O sea, ¿cuál es el problema? Pues que son alimentos crudos, y como tal más expuestos a patógenos como los que causan la salmonelosis o el cólera. Pero hay otra razón: el uso desenfadado de pesticidas y conservadores que se les aplican desde que son tiernas florecillas hasta que salen con rumbo a tu supermercado. 

 

Los bichos se van con agua; los pesticidas, a veces

Si el problema fueran solamente los bichitos pegados a la fruta, ni tan mal. Es algo que podría ocurrir tanto en la producción (en el campo) como en el procesado (en el almacén), porque no te imaginas la de gente y la de sitios por los que pasa una pieza de fruta hasta que le hincas el diente. Pero en ese caso, con lavar concienzudamente, bastaría.

Si aún tienes tus dudas, hay quienes usan algunas técnicas. He visto dejar la fruta diez minutos en remojo con hipoclorito (un compuesto de cloro) o con bicarbonato sódico (mano de santo, dicen), e incluso con unas gotitas de lejía (aunque esto último no lo recomiendo). Hay muchos desinfectantes alimentarios en el mercado que eliminan a suciedad y los restos de pesticidas.

En ese sentido podríamos decir que no hay por qué pelar la fruta; bastaría con lavarla a fondo, y así gozar no sólo del sabor y textura de la piel, sino también de sus propiedades nutricionales (ya sabéis que tienen mucha fibra y una alta concentración de vitaminas). Pero, ay, hay pecados que no se borran con agua…

nina come fruta sin pelar

Pelar o no pelar, esa es la cuestión

En efecto, el agua sirve para eliminar bacterias y los productos conservantes (a ver si te crees que la fruta tiene ese aspecto nueve meses después de cosechada por tratarla con cariño); y no siempre, porque la manía de encerar algunas frutas para darles un aspecto lustroso anula la efectividad de ese lavado. El problema es que nada puede contra algunos pesticidas que penetran en la fruta tanto desde fuera, como desde dentro…

La explicación sencilla de esto es que hay pesticidas de contacto, los que se fumigan sobre la superficie de la fruta (que por cierto no suelen ser solubles en agua, por lo que lavarla es poco efectivo), pero también pesticidas de penetración, que llegan a la fruta a través de la savia; se han encontrado en altas concentraciones en los huesos de las llamadas drupas o frutas de hueso (melocotón, ciruela, cereza y similares).

Nos dirán, tranquilos, chicos, si esos pesticidas están admitidos por la UE y blablablá… Ya. Pero abundan los pesticidas retirados del mercado por sus efectos perniciosísimos en el ser humano tras años de uso. Y no hablamos de los años sesenta, hablamos de 2018. Así que, si pelar podría ser una solución relativamente eficaz contra algunos pesticidas, otros están impregnados en la misma fruta.

¿Un callejón sin salida? Ni mucho menos. Lo ideal es comprar ecológico o, mucho mejor aún, comprar fruta y verdura de cercanía, cultivada a pequeña escala y no sometida a los procesos habituales de conservación. Así no sólo te quitas de delante el dilema de lavar o pelar (no sé si has intentado pelar una cereza alguna vez), sino que te aseguras comer un producto menos tratado y menos manipulado.

No es tan difícil como pueda parecer. Entiendo que no todos tenemos el tiempo, el espacio y la capacidad para cultivar nuestra comida, pero para eso se inventaron los grupos de consumo y otras soluciones parecidas. Es eso o aplicar la socorrida fórmula “ojos que no ven, corazón que no siente” y confiar en la capacidad de autocuración del género humano; porque lo que es la ciencia médica…

 

Fuentes:

Sociedad y consumo | Consumer

¿Sirve lavar y pelar la fruta para eliminar los agrotóxicos? | La bioguía 

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.