Seis claves para enseñar a nuestros hijos a valorar la familia

Crianza

18/01/2018


0. Seis claves para enseñar a nuestros hijos a valorar la familia

familia comiendo juntos

Ah, la familia… Esa compleja institución, esa madeja de relaciones a veces tan odiosa (para qué negarlo) y otras tan terapéutica... Nos guste o no, todos vivimos en familia una buena parte de nuestras vidas, y para los niños es el primer marco de referencia afectivo, pedagógico y social en prácticamente todos los sentidos.

Así que dejemos rencillas aparte (o más bien tengámoslas en cuenta para aprender algo y no para reproducirlas) y centrémonos en todo lo positivo que el marco familiar puede aportar al desarrollo de nuestros hijos como personas equilibradas, independientes y, en la medida de los posible, felices.

 

Fuentes:

Cosas que los hijos jamás olvidan | La mente es maravillosa 

La familia | Con mis hijos 

 

Revisar la familia tradicional

foto de familia

Revisar la familia tradicional

Dicen que hay tantos modelos de familia como familias, y seguramente sea cierto. El modelo tradicional, en el que se priorizaba la jerarquía y la obediencia (aquí manda papá y punto; con el permiso de mamá, claro) está en franca decadencia.

Conviene hacer una revisión de los roles familiares tradicionales. Ojo, no es que no tenga sus virtudes, pero los hijos tienden a quedar en una posición subalterna que cada vez cuesta más superar, hasta que, con frecuencia, el único camino hacia la madurez pasa por el conflicto abierto. Igualemos un poco las alturas.

La valoración familiar es un camino de ida y vuelta

familia unida

La valoración familiar es un camino de ida y vuelta

Básico para poder inculcar valores positivos acerca de la familia es entender que los miembros de la misma también deben demostrar que valoran al niño. Raro sería el caso en que un colectivo que menosprecia o ningunea a un individuo obtiene el cariño, el respeto o la admiración de ese individuo.

Hablamos de reciprocidad. Si queremos que nuestros hijos valoren lo que la familia puede aportar debe sentirse querido, acogido y respetado por sus familiares. Especialmente por sus padres, claro, pero también por los demás.

Familias parecidas a tribus

familia tribu

Familias parecidas a tribus

Parece ser que la forma más natural de criar a un niño para la especie humana, como buenos primates que somos, sería hacerlo en el contexto de una tribu. O sea, que los participantes en la crianza no son sólo los padres, ni siquiera los hermanos y abuelos, sino un colectivo más amplio que incluye a familiares más lejanos (tíos, primos) y también a otras personas próximas.

Como todos sabemos, es difícil poner de acuerdo a tanta gente, así que incluyamos en el núcleo duro a abuelos y hermanos e intentemos transmitir a amigos y vecinos la forma en que queremos que traten a nuestros hijos y aceptar lo bueno que puedan aportar.

Lo malo se recuerda más que no bueno

llevarse bien familia

Lo malo se recuerda más que lo bueno

Una pena, pero es así; un mal gesto puede echar por tierra un ciento de buenas acciones a los impresionables ojos de nuestros hijos. Como siempre, el ejemplo que dan los padres a sus hijos, voluntariamente o no, crea una fuerte huella en ellos. Nuestras relaciones familiares no escapan a esa norma.

No se trata de tratarnos de forma exquisita por miedo a lo que nuestros hijos puedan pensar de nosotros treinta años después, sino de medir bien nuestra forma de relacionarnos con nuestra pareja y otros miembros de la familia. Sustituye episodios violentos y lenguaje desagradable por los valores que quieras inculcar.

La familia nunca falla

manos unidas

La familia nunca falla

Hay infinidad de frases acerca del carácter de la familia como último recurso de salvación, como el apoyo incondicional que siempre está ahí en caso de necesidad. La convivencia intensiva y el hecho de conocernos tan bien están en la base de este hecho; y es la idea que interesa transmitir a nuestros hijos.

La idea de que hagan lo que hagan, aunque sea un error o una mala acción que requiera una respuesta por nuestra parte, eso no cambiará el hecho de que los queremos y los apoyamos, que estamos siempre a su disposición si nos necesitan. Nunca se dice esto demasiadas veces.

Resalta los momentos familiares

fotos familiares antiguas

Resalta los momentos familiares

No pierdas ninguna ocasión para reforzar los lazos que unen a tus niños con los suyos. Las reuniones familiares y las anécdotas que provocan son un buen ejemplo. Otra posibilidad es que hagáis juntos vuestro árbol genealógico. ¿A quién no le gusta echar un ojo al álbum fotográfico de vez en cuando?

Las historias personales que podéis contarle de cuando erais niños también suelen gustarles mucho, al verse reflejados en las vivencias de sus seres más allegados. A veces, ayuda mucho sentirse un eslabón más dentro de una cadena.

Añadir nuevo comentario


Síguenos

     

Suscríbete a la Newsletter

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies. Más información aquí.